LAS TROBAIRITZ (TROVADORAS FEMENINAS)

Hoy voy a hablar de mujeres compositoras y además medievales. Las Trobaititz era el nombre que recibían las mujeres que se dedicaban a escribir y componer trovos en los siglos XII y XIII, los siglos donde escribieron el 99% de los trovadores que se conocen.

La palabra Trovador, viene del occitano y representa a los poetas y músicos que componían obras para interpretarse en ciertas cortes Europeas, sobre todo entre 1110 y 1280. Digo componer aunque a veces también interpretaban sus obras, o dejaban que sus composiciones fueran interpretadas por Juglares o Ministriles.

Los más conocidos fueron y son los trovadores franceses que escribían en la lengua occitana (lenguaje cercano al catalán que proviene de esa región francesa, posiblemente surgido a finales del siglo XI), y que se caló también en el reino de Aragón y la Lombardía italiana. Pero también es necesario recordar a los Minnesänger (en Alemania) y los trovadores que escribían en lenguaje Galaico – Portugués para los reinos de Asturias, León, Castilla y Navarra.

Las temáticas de los poemas variaban mucho. Evidentemente había canciones amorosas, pero también políticas, muchas contaban sucedidos o historias y otras sólo reflejaban la forma de ver el mundo de su autor/a.

Llegado este punto es bueno diferenciar los tres términos que he apuntado al principio.

• El trovador, era poeta, noble o de clase alta (pero no todos), sabía escribir y de hecho dejaba su obra por escrito y ésta constaba siempre de una melodía fija y de una letra que no variaba. Tampoco tenía porque ganarse la vida como artista.

• El Juglar, llevaba una vida ambulante, podía no saber leer (ni texto ni música) ya que declamaba sus textos, improvisando, cambiándolos según el sitio o la ocasión, e incluso apoyado en la mímica y la dramatización. Tampoco cantaba recitando melódicamente.

A veces era difícil diferenciar a uno de otro, ya que muchos reunían ambas características.

• Los Ministriles eran los grupos de música instrumental, por diferenciarlos de los grupos corales. Podían estar formados por juglares. Con el tiempo se fueron haciendo más profesionales y se dedicaron a doblar las voces del coro con sus instrumentos. Los más conocidos eran los grupos de Ministriles que tocaban instrumentos de viento (chirimías, sacabuches, gaitas, flautas, bombardas, dulzainas, cornettos…), pero también eran usuales los grupos mixtos de cuerda y viento y, tanto unos como los otros, se ayudaban de tambores medievales.

Las canciones de los trovadores del siglo XII y XIII nos han llegado en forma de Cancioneros, o colecciones de música de varios autores, que componían antes de la fecha de publicación de dicho Libro.

Y en aquella época lo de ser mujer y compositora no era ningún problema… cosa que con el pasar de los siglos se volvió ciertamente heroico. No hay más que recordar a la abadesa Hildegard von Bingen (1098-1179), que no era trovadora, y a las 3 compositoras que os voy a presentar.

Desgraciadamente se conserva muy poco de sus obras. De la que más se conserva es de La Comtessa de Dia, o Beatriz de Dia (c.1140-1175), de Azalais de Porcairagues (s.XII) muy pocas y de Alamanda (de Castelnau ; c.1160-1223) sólo una… y compartida con Giraut de Bornelh, otro trovador.

Que disfrutéis.

Alamanda – Si-us quer conselh, bel´ami´Alamanda (/Giraut de Bornelh)

 

 

La Comtessa de Dia – A chantar

 

Azalais de Porcairagues – Ar em al freg temps vengut

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: