LAS EDOS Y EL ÉBOLA

Vivimos actualmente en España bajo la psicosis del primer caso de Ébola contraído fuera de África, y me llena de asombro todo el revuelo y la podredumbre que ha levantado. Desde aquí sólo quiero expresar mi opinión y comparar el virus africano con el resto de Enfermedades de Declaración Obligatoria, declaradas por el Ministerio de Sanidad.

Antes que nada quiero decir que es un caso muy grave de Salud Pública y que todo lo que exprese no menoscaba en absoluto el trabajo de los profesionales sanitarios y el de todo el personal que se dedica a la Medicina Preventiva… incluidos los encargados de establecer los protocolos de actuación en casos como el que tenemos en la actualidad.

Dicho lo cual, enumeraré una serie de puntos:

1) Estoy totalmente de acuerdo en haber repatriado a los dos misioneros españoles que estaban trabajando, y se han dejado la vida en ello, en Sierra Leona. De hecho el Estado español debería haber traído a todo el personal que trabajaba con ellos y no sólo a los misioneros, ya que esas personas se comprometieron de una manera terrible en atender a los pobres enfermos que llegaron a sus puertas. No se puede decir tú sí y tú no sólo por que ser español o no serlo. Al menos la hermana Paciencia puede contarlo, después de superar este maldito virus. Y me parece lamentable y muy hipócrita el ir pregonando por ahí que por qué se han traído a España a dos moribundos… como siempre la mierda lo más lejos posible de aquí.

2) El caso se ha destapado porque una Auxiliar de Enfermería, uno de los escalafones más bajos de un hospital y de los que mayor contacto tienen con los enfermos, se ha infectado posiblemente al quitarse un traje de protección. En seguida han salido los puñeteros políticos de turno echando balones fuera y culpando a la enferma de lo que le ha pasado. Sí, puede ser que haya tenido un fallo, pero… ¿por qué ha sido ese fallo?, ¿cómo es posible que el personal del hospital de referencia en España contra el Ébola no tenga formado adecuadamente al personal que tiene que tener contacto con los enfermos?, ¿quién es ningún puñetero político para echarle en cara nada a una persona que posiblemente muera debido a… sí, sí, a una ENFERMEDAD PROFESIONAL?. ¿Por qué en este país toda la culpa la tienen los trabajadores y los políticos y empresarios nunca?. Seguro que os acordáis del tren de Santiago, del metro de Valencia, del avión de Spanair… o del Prestige.

3) La cobertura de los medios es otra de mis quejas. Es verdad que los medios de comunicación se alimentan de la actualidad (que lejos quedan ya Ucrania, Gaza o Irak), pero los medios de comunicación están ayudando muy poco a mantener la calma en situaciones como ésta. Este artículo quiere también comparar el ébola con las demás enfermedades de declaración obligatoria para que notéis la diferente percepción que tenemos de las cosas en este momento.

4) Por último hay que decir que los protocolos de actuación en este caso no han funcionado. Es cierto que nadie podía suponer que la enfermedad tuviera la virulencia que ha tenido este año, y que tanta tristeza está llevando al occidente africano, pero eso no menoscaba el hecho de que el personal no estaba preparado para esta situación, ni preparados materialmente y menos a nivel de formación. Basta comprobar que todo el personal europeo que trabaja en Liberia, Sierra Leona o Guinea Conakry, sí que está bien formado y medianamente bien equipado, porque ninguno de sus integrantes se ha contagiado estando en el foco de la epidemia.

Una vez dicho esto, y volviendo a reiterar mi apoyo a todo el personal sanitario que tiene que lidiar con este mal, vamos al otro tema del artículo.

Por cierto, no sé si sabéis que en la zona periférica de Barcelona hay actualmente un foco de Legionella que ya ha matado a diez personas entre Sabadell y Ripollet…

Imagino que las personas que viváis por allí lo sabéis, pero también sé que muchos de vosotros… no. Esa también es una alerta de Salud Pública, porque la Legionella es mortal cuando ataca a cuerpos que no están preparados por estar bajos de defensas, inmunodeprimidos o pluripatológicos.

¿Qué son las EDOs?. Pues son las siglas de Enfermedades de Declaración Obligatoria, o sea las que hay que notificar al Ministerio de Sanidad, lo más rápidamente posible para detectar un brote de estas enfermedades lo más pronto posible.

Para ello el punto de partida suelen ser los Centros de Salud o los Servicios de Urgencias, y éstos deben de informar, de manera telemática, todos los casos que detecten de estas enfermedades.

¿Cuáles son?. Aquí os dejo un cuadro donde vienen todas.

 

 Botulismo  Fiebre amarilla  Lepra* Rubéola  Triquinosis
 Brucelosis  Fiebre tifoidea y paratifoidea  Meningitis bacterianas, otras  Rubéola congénita*  Tuberculosis respiratoria*
 Cólera  Gripe  Meningitis víricas  Sarampión  Tuberculosis, otras*
 Difteria  Hepatitis A  Paludismo  Sífilis  Varicela
 Disentería  Hepatitis B  Parálisis fláccida aguda (menores de 15 años)  Sífilis congénita*  SIDA*
 Enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae  Hepatitis víricas, otras  Parotiditis  Tétanos
 Encefalopatías espongiformes transmisibles humanas*  Infección gonocócica  Peste  Tétanos neonatal*
 Enfermedad meningocócica  Legionelosis  Poliomielitis  Tifus exantemático
 Enfermedad neumocócica invasora  Leishmaniasis Rabia  Tos Ferina

Algunas os sorprenderán, como el Tétanos o la Rubéola, y otras llevan adjunto otro tipo de registro o red de comunicación, como el SIDA o la Lepra. Pero entre ellas ni está el Ébola, ni el Dengue, ni muchas otras enfermedades “exóticas”… a lo mejor hay que dejar de llamarlas así.

Por tanto hay que detectarlas lo más pronto posible como para que el daño que produzcan sus brotes afecte al menor número de personas posible.

De todas ellas de la que, quizás, más casos se notifican al año sea la Tuberculosis respiratoria… porque muchas de estas enfermedades son contagios por vía aérea o respiratoria, cosa que NO PASA con el Ébola.

En ese sentido el Ébola es más parecido al SIDA, ya que se transmite vía fluidos corporales y sus excreciones (saliva, orina, semen, heces…).

Bueno, lo dejo ya. Espero haber contribuido, humildemente, a bajar la paranoia que existe ahora mismo y reitero mi total apoyo a Teresa Romero y su familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: