30 AÑOS DEL DEBUT DE MICHAEL JORDAN EN LA NBA

Ayer, 26 de octubre, se cumplieron 30 del primer partido disputado por Michael Jordan (1963-) con los Chicago Bulls de la NBA. Volvamos a aquel año 1984 y recordemos cómo fue el estreno y en qué circunstancias se produjo.

Chicago Bulls entró en la Liga Profesional Americana en el año 1966. Supongo que la mayoría de vosotros sabréis cómo está estructurada la NBA, en Conferencias y Divisiones. Lo digo porque el país se parte en dos, ESTE y OESTE, de manera que a las finales de la NBA sólo puede acceder un equipo de cada conferencia. Chicago, desde su acceso a la NBA, quedó enclavado en la Conferencia Oeste y allí se mantuvo hasta el año 1980 que, por la entrada de los Dallas Mavericks, se reestructuran los equipos y Chicago acaba entrando en la Conferencia Este, donde todavía continúa.

Chicago, capital del estado de Illinois, es la tercera ciudad más poblada de los EE.UU., y se encuentra situada al norte del país junto a uno de los grandes lagos, el Lago Michigan. El sobrenombre de la ciudad es “The Windy City” (la ciudad del viento) y, si la situáis en el mapa, está claramente más cerca de la costa este. El hecho de que al principio de entrar en la NBA estuviera en el Oeste era porque tenía que haber una paridad entre los equipos de ambas conferencias y, en aquellos años, había muchos equipos del Este de los EE.UU.

El equipo no deja de ser uno de los peores de la liga, aún teniendo algunos jugadores buenos en los años 70, pero no consigue levantar el vuelo. En 1979 está a punto de tocarles el gordo pero, en un sorteo a cara o cruz con el representante de Los Ángeles Lakers, pierde la posibilidad de llevarse el primer puesto del Draft de ese año, que era Earvin “Magic” Johnson. En su lugar eligen a David Greenwood, un ala-pívot infinitamente peor que el fantástico base, que haría historia con el equipo angelino.

Así llegamos al año 1984 donde vuelven a tener un número alto del Draft, esta vez no el primero o segundo, sino el tercero. Y en boca de todos los equipos estaba el nombre de un escolta de la Universidad de North Carolina, bajo las órdenes del célebre entrenador Dean Smith, que accedía al draft un año antes de su graduación en la Universidad (es decir, con 21 años y, por lo tanto, abandonando ésta).

Su nombre, Michael Jeffrey Jordan, jugador franquicia de su Universidad y el mejor jugador de la liga universitaria los dos últimos años. Además, en el momento de su elección en el draft, estaba a punto de formar parte del equipo americano que lucharía por llevarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (cómo así hizo, jugando la final contra la Selección Española de Baloncesto).

Llegado el momento de la elección el primer equipo en elegir era Houston Rockets, que ya había apuntado que lo que necesitaban era un Pívot, un “Center”, y eligieron como nº1 del Draft al mejor de ese año, al nigeriano Hakeem Olajuwon (1963-).

El segundo en elegir era Pórtland Trail Blazers, y aquí vino la sorpresa. Tampoco eligieron a Jordan, sino a otro pívot, Sam Bowie (1961-), que ha pasado a la historia como una de las peores elecciones del Draft, ya que apenas tuvo carrera en la NBA debido a las lesiones, aunque permaneció en la liga 11 años… jugando poquísimo.

A estas alturas Jordan estaba ya con un cabreo considerable. Ni había sido nº1, ni tan siquiera el nº2. Fue elegido el nº3, de manera increíble, por los Chicago Bulls… que les tocó el gordo de Navidad ya que, gracias a Jordan, consiguieron 6 anillos de la NBA en los años 90.

Por completar los 5 primeros de ese fantástico año de Draft recordar que el nº4 fue Sam Perkins (1961-) y el nº5 nada menos que Charles Barkley (1963-). Basta recordar que Sam Perkins fue uno de los compañeros, junto a Pat Ewing (1962- y nº1 del draft de 1985), Chris Mullin (1963-) o Alvin Robertson (1962-), del ya citado equipo nacional americano en los juegos de ese año.

Su debut en la NBA, como ya he citado, fue el 26 de octubre de 1984, frente a los Washington Bullets, en el Chicago Stadium. Michael anotó 16 puntos ese día, y su equipo ganó, 109-94. Aquí os dejo algunas imágenes de ese día.

Ya desde su estreno en la liga, ayudó y mejoró el juego de su equipo. Sin embargo, no pudo colocar a su equipo entre los mejores de la liga hasta 5 años después. En la temporada 1984-85, su primera en la liga, los dos mejores equipos de l Conferencia Este eran los Boston Celtics de Larry Bird (1956-), Kevin McHale (1957-), Robert Parish (1953-) y compañía y los Philadelphia 76ers del “Doctor J” (Julius Irving 1950-), Moses Malones (1955-), Maurice Cheeks (1956-)…

En la siguiente, la 85-86, el segundo equipo que accedió a la final de la Conferencia este fue Milwaukee Bucks, y en la siguiente llegaron los “Bad Boys” de Detroit Pistons. Las temporadas 86-87 y 87-88 tuvieron igual final del Este – Boston – Detroit.

En la temporada 1988-89 ya sí que Jordan consigue meter a su equipo en la final de la Conferencia Este pero, ese año y el siguiente, sucumbe antes los citados Detroit Pistons de Isiah Thomas (1961-), Joe Dumars (1963-) o Dennis Rodman (1961-).

Como veis, no fue hasta su séptimo año en la liga que consigue su primer anillo, tras ganar, por fin, a Detroit en la final del Este y a Los Ángeles Lakers en la final de la NBA… dando comienzo a su leyenda. Por último citar que en la temporada 1987-88 consiguió su primer trofeo como MVP (Most Valuable Played) de la liga, trofeo que conseguiría otras cuatro veces más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: