REDOBLE DE TIMBAL. INTRODUCCIÓN

Empiezo con esta introducción una serie de artículos encadenados que van a intentar mostrar los comienzos de la escritura para percusión solista o para grupo de percusión desde el año 1910 hasta el año 1940.

Cuando hablo de introducción es porque quiero hablar primero, de una manera sencilla y muuuuy resumida, de la historia de la percusión hasta justo ese año de 1910.

No es una exageración decir que los instrumentos de percusión son los instrumentos musicales más antiguos. Posiblemente antes de la existencia del Homo Sapiens, ya había instrumentos de percusión en las manos de nuestros ancestros. Pensad en lo fácil que es hacer música chocando dos piedras o un palo sobre algo que produzca un sonido. Hasta los pueblos indígenas actuales, que siguen viviendo como en la Edad de Piedra, tienen instrumentos de percusión que utilizan en sus danzas o ceremonias tribales. De hecho, la utilización de instrumentos de percusión en las danzas o bailes populares de todo el mundo es esencial para marcar el ritmo.

Con el paso del tiempo los instrumentos de percusión, sobre todo los de parche, sirvieron para marcar el ritmo de avance de un ejército, para iniciar una batalla o para comunicar diferentes órdenes a las divisiones que se encontraban algo alejadas.

Estos dos tipos de usos de los instrumentos de percusión, el de acompañamiento en una danza y su utilización bélica, se siguen manteniendo hoy día, pero ya en la Edad Media se empezó a utilizar como acompañamiento de obras vocales profanas. De ahí saltó a acompañar obras vocales litúrgicas dentro de las agrupaciones de Ministriles.

Seguimos hablando de instrumentos de parche, como por ejemplo un tambor renacentista, pues en el Renacimiento (s. XIV al XVI) se siguió utilizando mucho de acompañamiento en danzas cortesanas y populares y también de obras polifónicas de carácter profano, como es el caso de los villancicos renacentistas.

Con la llegada del barroco, en el último cuarto del siglo XVI, se amplía la paleta instrumental que acompaña a las obras escritas por los compositores. Se crean las primeras obras escénicas y éstas necesitan tanto de aporte vocal como instrumental. Sin embargo en ninguna obra hasta esa fecha se especifica claramente que debe de haber aporte de percusión para tocar las obras. Esto es así porque la música renacentista era más abierta en cuanto a la instrumentación necesaria para tocar una obra y promovía el aporte del ejecutante, que improvisaba sobre el tema a tocar o lo adornaba con sus propias notas cada vez que lo tocaba.

Esto acaba con el Barroco. A partir de ese momento se deja claro cuáles son las notas a tocar, cómo se toca y con qué instrumentos se toca. Se escribe para pequeñas agrupaciones o para instrumentos solistas como el órgano, el arpa, la guitarra barroca o sus hermanas el laúd barroco, la tiorba o el guitarrone. La percusión sigue sin aparecer en una partitura.

La primera obra importante que expresa con claridad la necesidad de contar con timbales en la composición es la ópera “Teseo” de Jean-Baptiste Lully (1632-1687), fechada en 1675. De hecho Lully fue de los primeros en promocionar la introducción del timbal dentro de la orquesta barroca.

Lully, además, contaba con la ayuda de dos timbalistas franceses que pueden considerarse también los primeros que escribieron para una agrupación de percusión. Me refiero a los hermanos André Philidor (c.1647-1730) y Jacques Philidor (1657-1708). Aquí os muestro una de sus obras titulada “Marche de Timbales” escrita para dos percusionistas que tocan dos timbales cada uno.

Por tanto los Timbales entraron a formar parte de los grupos orquestales barrocos, pero sólo los timbales. Con la llegada del Clasicismo, en la segunda mitad del siglo XVIII, aparecen una serie de obras para Timbales solistas dentro de obras orquestales. Os voy a poner dos ejemplos. El primero la “Sinfonía con 8 timbales obligados” del compositor alemán Johann Carl Christian Fischer (1752-1807).

Y el segundo el “Concierto para 6 Timbales y orquesta” del compositor checo Georg Druschetzky (1745-1819).

Llegamos a comienzos del siglo XIX. Hasta ahora los únicos instrumentos que se utilizan en la orquesta son los de parche, como los timbales, el bombo o la caja. Con la llegada del romanticismo se amplía la paleta de instrumentos de percusión dentro de la orquesta y se definen los tres tipos de instrumentos de percusión que enumero a continuación.

a) De membrana: tambor, timbal, bombo, pandereta, pandero, caja, tam-tam, bongos, tabla hindú, congas…

b) De Madera: castañuelas, claves, maracas, güiros, cajas chinas, marimba, txalaparta…

c) De Metal: triángulo, platillos, gong, crótalos, campanas, xilófono, vibráfono, glockenspiel, celesta, cascabeles, cencerros, carillón…

Otras clasificaciones diferencian entre instrumentos de parche, de placas y de varillas o barras, pero me parece más indicada ésta.

Fijaros que aquí en España las castañuelas ya se utilizaban en algunas obras del siglo XVIII, pero no fue hasta el XIX cuando desembarcan casi todos los instrumentos de percusión que hoy conocemos y se empiezan a utilizar dentro de la paleta orquestal. En ese sentido este siglo significó un paso de gigante en cuanto a la utilización de una serie de instrumentos que anteriormente sólo se utilizaban a nivel popular.

Podría poneros bastantes ejemplos de obras de este siglo que presentan un gran aporte de percusión, pero es prácticamente imposible encontrar alguna obra para percusión solista o para grupo de percusión. De hecho no conozco ninguna desde finales del siglo XVIII hasta comienzos del siglo XX. Por eso he decidido centrarme en esos años, de 1910 a 1940, y explicaros como fue evolucionando la composición para estos instrumentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: