ADIÓS A PIERRE BOULEZ (1)

Ya entrado el nuevo año, el 5 de enero, nos dejaba también (cercano a cumplir los 91 años) el compositor, director de orquesta, teórico musical, y figura de la música contemporánea Pierre Boulez (1925-2016). Murió en Alemania, su segunda patria y donde tenía establecida su residencia, aunque seguía teniendo lazos muy estrechos con su Francia natal.

 

Estamos hablando de una de las personas más poliédricas y fascinantes de la música del siglo XX y de las que más han influenciado a los compositores y directores de orquesta del último tercio del siglo XX y comienzos del XXI. Por ello he decidido recordar su memoria haciendo hincapié en los aspectos más importantes de su trayectoria, tanto como compositor como de director de orquesta. Por eso he dividido este recordatorio en dos partes de manera que pueda cubrir, justamente, la vida de esta gigantesca personalidad.

Por tanto, en este primer esbozo de su vida nos centraremos en los años que van desde su nacimiento (en Montbrison, Francia, el 26 de marzo de 1925) hasta mediados de los 60, es decir sus primeros 40 años de vida y dejaremos para la segunda parte la etapa que cubre desde ese año 1965 hasta su muerte.

Que yo sepa no tenía antecedentes familiares que estuvieran relacionados con la música, pero sus padres sí que decidieron que el chico tocara el piano desde pequeño. Al acabar la secundaria (en 1941) ingresa en un Instituto politécnico de Lyon para estudiar Matemáticas, pero las abandona pronto porque aprueba el concurso de acceso al Conservatorio de París en 1943. En el Conservatorio se sintió muy afín a dos de sus profesores, René Leibowitz (que le enseñó el Dodecafonismo de Schönberg, Berg y Webern ) y el ENORME Olivier Messiaen (1908-1992), que fue su profesor de armonía. En cierto modo era lógico sentirse afín a estos profesores porque sus primeras obras (unas canciones, una obra para violín y piano y varias para piano) ya mostraban una síntesis entre la atonalidad de Stravinski mezclada con las enseñanzas dodecafonistas, a las que añadió aspectos que aprendió de Messiaen relativos al ritmo y al timbre del sonido.

El joven Boulez era bastante díscolo y era bastante radical en cuanto a sus planteamientos estilísticos y en cuanto a todo lo que representaba lo “antiguo”. Por ejemplo, aun siendo indudable lo fundamentales que fueron sus enseñanzas con estos dos profesores, acabó separándose de los dos. Con Messiaen, por ejemplo, tuvo grandes discusiones porque era un hombre que solía ser franco e incluso duro cuando opinaba de algún tema musical o alguna composición, por eso se distanció de él en 1945.

Sus primeras obras en interpretarse en público se escucharon en 1946, en concreto fueron las “12 Notations” y las “3 Psalmodies, ambas para piano. Ese mismo año crearía su Sonatina para flauta y piano (1946), su famosa “1ª Sonata para piano” (1946) y comenzaría a perfilar su primera cantata, “Le Visage Nuptial”. Esta cantata tiene el aliciente de ser la primera de sus obras que fue revisando una y otra vez (es de 1946-47 y se revisó en 1951, en 1957, y la versión final es de 1985-89), cosa que haría constantemente con sus obras. Ya adelantaré algo más posteriormente.

Tras acabar en el Conservatorio, decide dedicarse también a interpretar el instrumento electrónico más famoso de Francia, las Ondas Martenot (os remito al especial que dediqué a la historia de la música electrónica), y es contratado en 1946 para tocar en el teatro de Jean-Luis Barrault (1910-1994). Al poco tiempo se le nombra director musical del teatro, por lo que pasa de tocar el instrumento a dirigir el pequeño grupo de instrumentos con los que contaba el teatro. Éste fue el debut de Boulez como director.

Mientras tanto sigue componiendo y alumbra su segunda cantata (Le Soleil des eaux, de 1947-48 pero revisada varias veces también) y una de sus composiciones más renombradas, su “2ª sonata para piano” (1947-48). Sobre ella se cuenta una anécdota que parece ser verdad. En 1949 Aaron Copland (1900-1990), el famoso compositor americano, se encontraba en París y conoció a Pierre Boulez. Copland, al saber que también componía, quiso escuchar alguna obra de aquel joven francés… y éste le tocó su Segunda Sonata. Copland se quedó tan abrumado por la dificultad de escritura de la partitura, por la modernidad de la misma, por la ruptura que suponía que se supone que dijo “Pero, ¿de verdad tenemos que empezar una nueva revolución?”…. a lo que Boulez, parece ser, que respondió “Por supuesto. ¡Sin piedad!”.

Y es que Boulez estaba llevando los postulados serialistas de Anton Webern (1883-1945) hasta cotas impensables para la época, pues no se dedicaba solamente a seriar las notas sino que lo aplicó a todos los conceptos del sonido (los ritmos, los ataques, las duraciones, las dinámicas, etc.), con la dificultad que eso generaba. De ahí que se hable de Serialismo Integral cuando se hace referencia a esta etapa compositiva del autor.

Ya en 1950, con 25 años, era conocido entre los círculos musicales de la vanguardia europea por sus obras y por su fama de “enfant terrible” de la música francesa. Otro ejemplo de la rudeza y cierta radicalidad del joven Boulez la tenemos en el Obituario que escribió tras la muerte de Arnold Schönberg (1874-1951). Lo tituló “Schönberg ha muerto” y no por su fallecimiento, no, sino porque consideraba que su música había quedado arcaica y se había mezclado de cierto romanticismo “trasnochado”.

Que Boulez se puso a la vanguardia de la ruptura musical de post-guerra es consecuencia de la propia Guerra, que marcó definitivamente a muchos jóvenes compositores que tuvieron que convivir con la barbarie, participar de ella o, peor aún, sufrirla. Para ellos la música no podía ser la misma y se optó por romper con todo y coger como estandarte los postulados de Webern.

En este punto es necesario a un hecho que ocurre en 1946. En ese año se inauguran los primeros Cursos de Verano de Música Contemporánea celebrados en la ciudad alemana de Darmstadt. A ella acuden jóvenes de toda Europa para aprender, para conocer la música de sus colegas de otros países e incluso para poder tocar y estrenar sus obras delante del resto de participantes de los Cursos. Posteriormente participará como docente el musicólogo, filósofo y sociólogo alemán Theodor W. Adorno (1903 – 1969), tras su retorno a Alemania en 1949 (tras exiliarse durante la guerra). Éste será el gran teórico de la ruptura musical y el impulsor del Serialismo que llevará a Darmstadt a grandes nombres de la música Europea de la segunda mitad del siglo XX.

Boulez llega a Darmstadt por primera vez en 1952 con su serialismo integral por bandera, aunque ya estaba experimentando con otras corrientes como la electrónica y la aleatoriedad (influenciado por John Cage (1912-1992)). Allí conocerá e intercambiará ideas con Karlheinz Stockhausen, Luigi Nono, Ernst Krenek, Milton Babbitt, Luciano Berio, John Cage, Bruno Maderna, o su propio maestro, Messiaen. Al hablar de Darmstadt se suele hablar de lo contrario al Nacionalismo Musical, de la creación de un estilo internacional y cosmopolita. Con alguno de ellos será amigo de por vida y con algunos acabará separándose por sus ideas dogmáticas. En Darmstadt también fue docente y pedagogo, durante esa década de los 50, cosa que repetiría multitud de Cursos a lo largo de su vida en otras partes del mundo.


Ya he anunciado que Boulez había coqueteado con la electrónica, pues se unió al taller de música concreta de Pierre Schaeffer (1910-1995), para aprender a realizar obras en cinta magnética. Los « 2 Études » para cinta magnética (1951-52), son sus primeras obras electrónicas. Pocas hizo en esos años (“Poésie pour pouvoir” (1955-58), otra para un cortometraje y otra más para una obra radiofónica), pero con el tiempo volvió a utilizar la electrónica, pero de otro modo. Ya os hablaré en la segunda parte de este especial.

Otro hecho importante ocurre en 1953 cuando crea el “Domaine Musical”, una sociedad de conciertos establecida para difundir la música contemporánea y de vanguardia. En muchas ocasiones se pone al frente de las agrupaciones instrumentales para poder dirigir estas obras, debido al rechazo de muchos directores conocidos a interpretarlas.

En 1955 ve la luz otra obra capital en el catálogo del autor, su tercera y última cantata “Le marteau sans maître” (El Martillo sin dueño, 1953-55, revisada en 1957). Es posiblemente la obra más accesible del primer Boulez y una de las que han quedado para la posteridad. En esos años Boulez empieza a pensar en las obras como Obras Abiertas, o sea en obras que no están acabadas del todo porque se pueden ir añadiendo o quitando cosas con el trascurrir del tiempo. Quizás el referente más claro es su 3ª Sonata para piano (1955-57 y revisada en 1963), que ha estado revisando constantemente desde su estreno en 1957. Incluso hasta hace poco se habían publicado sólo dos de sus cinco movimientos.

En 1957 comienza a dirigir alguna Orquesta en Colonia, pero no es hasta 1959, cuando entra a dirigir la Orquesta de Baden-Baden, que se puede hablar con exactitud del comienzo de su carrera como Director de Orquesta.

Otro concepto que adoptó (a partir de 1957) fue el de la “Aleatoriedad Controlada”, es decir Boulez permite a los intérpretes elegir entre varias posibilidades pero siempre entre las que el propio compositor había establecido previamente. En este caso la obra que atestigua este hecho es “Pli selon pli” (1957-62, revisado en 1989), para soprano y orquesta. Incluso pensaba en la posibilidad de dejar libremente el orden de los movimientos e incluso de las secciones de la música para ser interpretados en cada representación particular.

A mediados de los 60, Boulez ya está establecido como Director de Orquesta y cada vez compone menos (tampoco es que compusiera mucho antes, pero desde entonces menos aún). Su catálogo completo apenas si llega a las 60 obras desde 1940 hasta su muerte este 5 de enero, y, de esas 60, ha descatalogado muchas, por lo que el número de obras autorizadas por Boulez apenas llega a las 40. Por acabar con otra obra, en 1965 crea “Éclat”, para quince instrumentos, obra que posteriormente amplió y orquesto.

Continuo en la segunda parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: