LA ESCRITURA PARA GUITARRA Y ORQUESTA (1790-1840)

En las próximas dos entradas voy a intentar plasmar un recorrido histórico que nos lleve a descubrir los comienzos de la escritura para guitarra y orquesta, a finales del siglo XVIII, su desarrollo y posterior olvido durante el s. XIX y su redescubrimiento a partir de finales de la década de los años 30 del siglo XX. Por eso, como podéis ver en el título, esta primera entrada va a estar dedicada a los primeros conciertos conservados escritos para guitarra con acompañamiento de orquesta.

Si habéis seguido este blog desde el principio recordaréis que he seguido una sistemática parecida a la hora de hablar de los comienzos de la música escrita para instrumentos electrónicos y, bastante tiempo después, de las primeras composiciones donde la percusión actuaba como solista, ya fuera en forma de concierto o ya fuera en forma de obra para grupo de percusión.

Pero hoy nos estamos centrando en la forma de concierto donde el solista es una guitarra clásica. Como todos sabréis la forma de Concierto se creó en el barroco, concrétamente en Italia en el último cuarto del siglo XVII. Se habla de Alessandro Stradella (1639-1682) como el padre de este estilo musical y más concretamente de su forma más primitiva que es el Concerto Grosso, donde un pequeño grupo instrumental actúa como solista por delante de una pequeña orquesta. Stradella pudo crear este formato de concierto pero no le puso nombre.

 

 

A partir de la década de 1680 se establecen los dos formas del primitivo Concerto Grosso, los Concerti da Camera y los Concerti da Chiesa. Giuseppe Torelli (1658 – 1709) publica en Bolonia en 1686 su “Concerto da Camera para dos violines y bajo continuo, op. 2”, a la que seguirían otras colecciones en 1692, el op.5, 1698, el op.6, y finalmente en 1709, ya con el nombre de Concerti Grossi op.8.

Sin duda los más famosos y la aportación más importante al desarrollo de este género son los 12 Concerti Grossi op.6 de Arcangelo Corelli (1653 —1713), que se publicaron póstumamente en 1714 y que están formados por 8 Concerti da Chiesa y 4 Concerti da Camera. Por tanto el término Concerto Grosso se empieza a utilizar poco antes de 1700. Hay más derivaciones, como los Conciertos a Cuatro o los Conciertos a Cinco, donde destacó el compositor veneciano Tomaso Giovanni Albinoni (1671- 1751).

Pero es la ciudad de Venecia la verdadera inspiradora del Concierto para solista y orquesta, del Concierto Italiano como era conocido fuera de Italia. Venecia parió a los compositores que dieron lustre al género a principios del siglo XVIII. Evidentemente, por su producción y por ser el primero en publicar una colección de Conciertos para Violín, el primero debe situarse a Antonio Vivaldi (1678-1741), quien publica su colección de 12 conciertos “L’estro armonico” op.III en Ámsterdam en el año 1711.

El propio Vivaldi posee en su catálogo algunos Conciertos donde el solista es la mandolina. Estoy hablando del RV. 425 (para mandolina, cuerdas y bajo continuo). y del RV. 532 (para dos mandolinas, cuerdas y bajo continuo). Por completar su producción, también posee 2 Sonatas en trío para violín, laúd y bajo continuo (RV.82 y RV.85), un concierto de cámara para laúd, 2 violines y bajo continuo, el RV. 93, un Concierto para viola d’amour, laúd, cuerdas y bajo continuo, el RV.540 y otra obra más donde aparece la mandolina, el Concierto para varios instrumentos RV.558, en el que participan 2 mandolinas y 2 tiorbas (única obra de Vivaldi donde especifica que sea tiorba y no laúd).

Venecianos son también los hermanos Marcello Alessandro Ignazio Marcello (1673 —1747) y Benedetto Giacomo Marcello (1686 –1739). El primero creó su famosísimo Concierto para oboe, cuerdas y bajo continuo en re menor alrededor de 1716 ó 1717, posiblemente muy cercano al momento de publicación del “Concerto in fa maggiore per 2 violini, archi e clavicembalo” (1716-17) de su hermano Benedetto.

El último compositor al que me voy a referir era veneciano pero no nació en Venecia. Nació en Pirán, en la península de Istria (hoy Eslovenia), que en aquel entonces formaba parte de la República veneciana. Me refiero a Giuseppe Tartini, (1692-1770), conocidos por sus Conciertos para violín y orquesta, aunque también escribió alguno para flauta.

 


Por tanto la forma de Concierto solista se debió de crear en Venecia en los primeros años del siglo XVIII (antes de 1711, por supuesto). Con el paso del siglo XVIII se crearon conciertos para todos los instrumentos habituales de la orquesta, desde el Contrabajo a los Timbales, pero el Clasicismo consagró a 3 de ellos, los Conciertos para piano y orquesta, los Conciertos para violín y orquesta y los de Chelo y orquesta. Dentro de los instrumentos de viento, la flauta es la que más conciertos engloba, por delante del clarinete y el oboe.

Pero hablamos de la guitarra. La guitarra barroca, en España, ya se tocaba en el siglo XVII. Fuera de España se tocaban otros instrumentos de cuerda como el Laúd, el Archilaúd, la Tiorba o el Chitarrone. No es hasta pasada la mitad del siglo XVIII cuando todos estos instrumentos pierden protagonismo, como sucedería también con instrumentos de tecla, como el Clavicordio, o de viento, como los Sacabuches, las Chirimías, los Cornettos o los Bajones. La orquesta, como la conocemos hoy en día, es un invento del clasicismo que introdujo instrumentos de reciente creación como el piano, la trompeta de llaves y otros que derivaban de los desaparecidos, como el fagot, el trombón de varas, el oboe o el clarinete.

La escritura para guitarra siempre ha sido problemática. El 99% de los compositores llega a la composición a través del teclado (clave, órgano, piano), o como mucho del violín/viola. El resto de instrumentos se fue nutriendo de repertorio a través de la escritura de obras por parte de intérpretes del instrumento, en este caso de guitarristas. En el caso de la guitarra las escuelas española e italiana han sido, tradicionalmente, las más importantes, seguidas de otras como la franco-flamenca, germánica o inglesa.

Toda esta introducción me ha parecido necesaria para ponernos en el contexto de cuándo se crean los primeros conciertos para guitarra y orquesta. El concierto más antiguo que se conoce hoy en día se publicó en París alrededor de 1793 y es de un guitarrista español afincado en la capital francesa, B. VIDAL (¿?-1800), del que tampoco se conoce su fecha de nacimiento, pero sí la de su muerte. Es un concierto desconocido hasta hace bien poco y escrito para guitarra con acompañamiento de cuarteto de cuerda, no confundir con un quinteto con guitarra. Vidal llegó a París antes de 1769 y allí permaneció hasta su muerte, ganándose la vida como guitarrista de salón. Que yo sepa su Concierto todavía no se ha grabado discográficamente.

Mientras, en Madrid, un compositor italiano afincado en España estaba introduciendo la guitarra en sus composiciones camelísticas e incluso sinfónicas. Me refiero a LUIGI BOCCHERINI (1743-1805), cuyos Quintetos con Guitarra son un monumento de la música del siglo XVIII. Escritos entre 1798 y 1799 provenían de antiguos quintetos de cuerdas donde adaptó una de las voces para chelo a la tesitura de la guitarra española. De 1799 es también su Sinfonía concertante G.523, que también es una transcripción, en concreto del Quinteto Op.10, nº 4 G.268), de 1771. En ella la guitarra toma parte preponderante. No llega a ser un Concierto, pero casi.

De 1799 posiblemente también sea el Concierto para Guitarra en La mayor op.16 del guitarrista francés ANTOINE DE LHOYER [O L’HOYER] (1768 –1852 o 1836??). Como veis en este caso lo que no se conoce a ciencia cierta es la fecha de su muerte. He dicho que posiblemente se compusiera en 1799, lo que sí se sabe es la fecha de su publicación, también en París. Fue en 1802.

De principios del siglo XIX son los dos conciertos del guitarrista francés CHARLES DOISY (¿?-1807), su Gran Concierto para guitarra (1802-03) y su 2º Concierto para guitarra (c. 1804), que es una adaptación hecha por Doisy de un Concierto para Violín y orquesta (el nº 18 en mi menor) del compositor italiano Giovanni Battista Viotti (1755-1824). En ambos conciertos el acompañamiento es el mismo, dos violines, viola y contrabajo. Tampoco hay referencia discográfica de estos conciertos, que yo tenga constancia. Fueron descubiertos recientemente, como el concierto de Vidal. De Doisy sí que he podido encontrar en Internet un Minuetto compuesto para flauta y guitarra.

Hasta ahora he mostrado obras que se han rescatado recientemente, Hasta hace muy poco el Concierto de Lhoyer estaba considerado el más antiguo. Pero los más conocidos, grabados e interpretados son los Conciertos del fabuloso guitarrista italiano MAURO GIULIANI (1781 – 1829). Giuliani hizo fortuna en Viena donde sus composiciones fueron respetadas a comienzos del siglo XIX. En 1808 estrenó su primer Concierto para guitarra y orquesta op.30, publicado en 1812.

Del año 1812 es la fecha de composición y publicación de su segundo Concierto para guitarra y orquesta op.36.

Giuliani también orquesto varias de sus piezas escritas para guitarra pero, antes de fallecer, todavía le dio tiempo a componer otro concierto, el Concierto op.70, fechado posiblemente en 1822 y escrito para una guitarra más pequeña y con una tesitura más aguda, la Terz Guitar. Algunos la catalogan como tercer Concierto.


El único que podía competir en fama y prestigio con Giuliani (aparte de Fernando Sor (1778–1839)) era su compatriota FERDINANDO CARULLI (1770 –1841). Carulli decidió establecerse en la otra “Meca” de la guitarra de principios del siglo XIX, París. En ella residió casi toda su vida y allí falleció siendo respetado por sus composiciones guitarrísticas entre las que destacan dos composiciones escritas alrededor de 1809 y publicadas ese año, el Concierto para guitarra o lira y orquesta op.8a y el Doble Concieto para flauta, guitarra y orquesta Op. 8.

 

Posteriormente volvería a componer otro Concierto para guitarra y orquesta, el op.140, fechado alrededor de 1820 y que lleva como sobrenombre “Petit Concerto de Societé”.

A París llegó también, aunque algo después, otro guitarrista italiano, FRANCESCO MOLINO (1775-1847). Fue el gran contrincante de Carulli en París, de manera que se establecieron dos bandos, el de los “carullistas” y el de los “molinistas” . Molino también nos ha dejado un Concierto para guitarra y cuerdas, su op.56.

Por último, otro compositor italiano, Luigi Legnani (1790-1877). En este caso no se estableció en París, pero sí que vivió un tiempo en Viena (de 1819 a 1823), pero prefirió hacer giras de conciertos y llegó a tocar en toda Europa, desde Madrid a San Petersburgo. Con 60 años se retiró y se dedicó a ser luthier de guitarras y violines. De él nos ha llegado el último concierto del siglo XIX, su Concierto para guitarra y cuerdas en la mayor op.28, fechado posiblemente cerca de 1830.

Después de este concierto, no se publicó ninguno más en más de un siglo, ¿por qué sucedió esto?. Por varios factores, el primero el declive de la guitarra como instrumento de concierto partir de esa fecha, en segundo lugar el afianzamiento de los postulados románticos que apartaron a la guitarra por no ser un instrumento adecuado para expresar la música concebida por los compositores y en tercer lugar un dato ya reseñado, los compositores más importantes no sabían tocar la guitarra (salvo algunos como Paganini y Berlioz), o no les interesaba en absoluto por considerarla un instrumento menor y más enfocado a conciertos de Salón. El caso fue ese, hasta pasado 1930, no se volvió a escribir para este formato. Es más, los conciertos que he resaltado cayeron en el olvido y fueron recuperándose a partir de la década de los 60 y 70 del siglo XX. Continúo en la siguiente entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: