MÚSICA CHECA NACIDA EN CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

En el año 2001 pude visitar la República Checa y más concretamente su capital, Praga. Todavía recuerdo una conversación que sostuve con la guía turística que nos tocó en esa ocasión. Todo venía a raíz de una placa recordando a los miles de judíos checos muertos en la Segunda Guerra Mundial. Ella nos contó que una de las razones por la que murieron tantos judíos checos es porque no pensaron que fueran a por ellos. Muchos de ellos ya no eran judíos, la mayoría vivía una vida laica y sin relación con las varias sinagogas que tenía y tiene Praga y, por último, se cometió el mismo error que en otras partes de Europa y que queda plasmado de manera determinante en esta cita del dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht (1898-1956):

“Primero se llevaron a los judíos,
pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas,
pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros,
pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Más tarde se llevaron a los intelectuales,
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas,
pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen a por mí, pero ya es demasiado tarde.”

 

El caso es que, cuando entraron los nazis en Checoslovaquia, decidieron arrestar a todos los judíos del país y para ello no sólo fueron buscando a judíos de nacimiento sino también a los que tenían algún familiar que lo hubiese sido en las dos generaciones anteriores, o sea contando a partir de sus abuelos. O lo que es lo mismo, tú podías no ser ya judío pero si lo había sido alguno de tus abuelos, también te arrestaban.

Muchos de esos judíos fueron internados en un Campo de Concentración construido cerca de Praga, en la ciudad de Terezín, conocida por los alemanes como Theresienstadt. Es precisamente este campo de concentración, que no de exterminio, el protagonista de este artículo porque a él fueron a parar cinco de los siete compositores a los que voy a mencionar. Y es que, con ello, quiero dejar constancia de cómo, incluso en unas circunstancias tan infames y terroríficas, el arte podía fluir y la belleza podía nacer incluso de alguno de los lugares más sórdidos jamás creados por el ser humano.

Pero el primer compositor al que me voy a referir no creo música ni murió en Theresienstadt, sino en el Campo de Concentración de Wülzburg, en Baviera. Se trata del compositor Erwin Schulhoff (1894 -1942) que, evidentemente, era de origen judío. Pero no solo eso, era además comunista declarado y formaba parte de la lista negra de Goebbels por su “Música Degenerada” (o como se dice en alemán, Entartete Musik). El caso es que Schulhoff intentó escapar a la Unión Soviética y, de hecho, consiguió los papeles de la embajada soviética para poder exiliarse allí, pero fue detenido antes y enviado este Campo en 1941. Dentro de Wülzburg contrajo la enfermedad que acabó con su vida, la tuberculosis, pero aún así todavía pudo acabar allí su Sinfonía nº 6 (subtitulada Sinfonía de la Libertad). Murió el 18 de agosto de 1942. No he podido encontrar ningún video donde aparezca esta sinfonía, pero sí la anterior fechada al comienzo de la Guerra.

El caso de Schulhoff es diferente al de otros compositores que voy a mencionar. Primeramente porque murió pronto, en 1942, mientras que el resto murió ya después de que los nazis empezaran a ver perdida la guerra (1944-1945), segundo porque no fue trasladado a un campo de exterminio, y por último porque murió debido a una enfermedad y no asesinado o ejecutado. Pero volvamos a Theresienstadt.

Este campo de concentración fue utilizado por los nazis como arma propagandística para demostrarle a la comunidad internacional que se respetaban los derechos de los prisioneros y se les trataba de una manera digna. De hecho se permitió una actividad cultural bastante importante en el interior del campo y se llegó a crear una sociedad musical que se dedicaba a dar conciertos en el campo, estrenando obras de los compositores que se encontraban allí, incluidas algunas óperas. En el otoño de 1944 se mandó rodar una película propagandística mostrando imágenes del campo y de los prisioneros, mientras estaban siendo inspeccionados por la Cruz Roja. Se le aleccionó a todos para que se comportaran de manera adecuada y narraran las virtudes de la vida en este campo. Tras acabar la película todos los participantes en la misma, incluido su director, fueron trasladados a Auschwitz y se les ejecutó nada más llegar.

El Campo se estableció en 1941 y desde ese momento empezó a recibir prisioneros. Yo me voy a centrar en cuatro de ellos, todos compositores judíos checos. El primero, de los 4, en llegar a Theresienstadt fue Pavel Haas (1899 –1944), discípulo de Leoš Janáček (1854 –1928). Él llegó en 1941, al poco de abrirse el campo. En este campo de concentración llegó a componer ocho obras, de las que, la más significativa, quizás sean estas “Cuatro canciones sobre poemas Chinos”, que llegaron a interpretarse en el recinto de Theresienstadt.

 

El segundo en llegar, siempre de esos 4, fue Gideon Klein (1919 –1945), un joven compositor checo de origen judío y que fue deportado a Theresienstadt en diciembre de 1941. Fue uno de los grandes animadores culturales del campo llegando a dar unos 15 recitales de piano en el mismo, más aparte varias representaciones dentro de un conjunto camelístico. Dentro de Theresienstadt compuso una decena de obras, siendo la más destacada su última obra, el “Trío para violín, viola y chelo”.

 


El 10 de agosto de 1942 llega a Theresienstadt Hans Krása (1899 –1944), compositor checo-alemán de origen judío. Krása había llamado mucho la atención de los nazis con su ópera para niños “Brundibár”, escrita en 1938 y que era un alegato en contra de la doctrina instaurada por los nazis. En Theresienstadt se representó más de 50 veces, pero no es la obra que os quiero mostrar. He preferido centrarme en la última obra que compuso en el campo, su “Passacaglia y Fuga”, para trío de cuerdas.

Por último, el 8 de septiembre de 1942 entra en Theresienstadt un discípulo de Arnold Schoenberg (1874 –1951), coetáneo de Haas y Krása. Me refiero al pianista y compositor checo Viktor Ullmann (1898 –1944) evidentemente también judío. Fue el más prolífico de todos dentro del campo, llegando a componer más de 20 obras, entre ellas una ópera en un acto que le ha dado renombre internacional “Der Kaiser von Atlantis” (El emperador de la Atlántida). Se compuso en su último año de vida y se estrenó también allí, en Theresienstadt. Según opinan los críticos musicales era el compositor más dotado de todos los que se encontraban en el campo y, para honrarle, he elegido otra de sus obras escritas allí, su Séptima Sonata para piano, también escrita en 1944.

Una vez conocidos a los cuatro viene aclarar qué fue de ellos. Pavel Haas, Hans Krása, Viktor Ullmann y Gideon Klein fueron transferidos juntos a Auschwitz-Birkenau el 16 de octubre de 1944. Haas y Krása murieron en las cámaras de gas nada más bajar del tren, el 17 de octubre. Ullmann corrió la misma suerte al día siguiente, 18 de octubre. El caso de Gideon Klein fue distinto. Como era joven no murió nada más llegar sino que fue reubicado en otro campo, el de Fürstengrube. Se desconocen las causas de su muerte pero ésta ocurrió durante el caos que se creó en el campo antes de la entrada de las tropas soviéticas el 19 de enero de 1945. Según parece, se decidió la evacuación del campo y se realizó una marcha a pie. De los casi 1300 que la empezaron, solo sobrevivieron unos 400. Bastantes murieron fusilados antes de salir y otros lo hicieron durante el penoso trayecto por el invernal paisaje polaco.

Otro de los internados en Theresienstadt fue el compositor checo Rudolf Karel (1880 –1945), que fue arrestado por formar parte de la resistencia checa en marzo de 1943 y se le mandó a la prisión de Pankrác. Allí estuvo hasta que fue trasladado a Theresienstadt a comienzos de 1945, por tanto no coincidió con los otros cuatro. Karel murió allí como consecuencia de la disentería. Durante todo su encarcelamiento Karel trabajó en terminar una ópera (conocida en inglés como Three hairs of the wise old man) y al ser trasladado a Theresienstadt comenzó su “Noneto”, que dejaría incompleto, aunque ha sido acabado por uno de sus discípulos. Ésta fue su última obra y la única escrita en el campo. El hecho de que fuera encarcelado en vez de mandado directamente a un campo de concentración me hace suponer que no fuera judío, pero desconozco el dato.

 

El último caso del que os voy a hablar también es diferente. Se trata del compositor de operetas y director de orquesta checo Richard Fall (1882-1945) del que sí que era de origen judío. Fall vivía en Viena cuando Hitler anexionó Austria a Alemania (en 1938). Tras ello huyó a Niza y allí vivió cinco años sin que los nazis dieran con él. El arresto ocurrió el 17 de noviembre de 1943, se le llevó a París y de allí salió el 20 de noviembre con destino Auschwitz-Birkenau. Inexplicablemente consiguió aguantar 14 meses en Auschwitz pero le ocurrió un caso similar al de Gideon Klein. Posiblemente fue ejecutado durante una de las “marchas de la muerte” a pie por los bosques de Polonia tras la evacuación del campo a finales de enero de 1945. Hay que recordar que Fall tenía ya 62 años y que seguramente los primeros en caer fueron los más mayores. He querido recordale con una de sus obras pues, que yo sepa, no compuso nada desde 1938.


Antes de acabar recomendaros un disco de Anne Sofie Von Otter, llamado “Terezín / Theresienstadt” y publicado en 2007. En dicho disco aparece música de varios de los compositores citados además de poder rescatar otras canciones de compositores o músicos menos conocidos y que también estuvieron en Theresienstadt, como Ilse Weber (1903 –1944), Karel Švenk (1917 –1945), Adolf Strauss (1902 – 1944) , Carlo Sigmund Taube (1897 – 1944), o el único de este disco que sí sobrevivió al Holocausto, el pianista de jazz alemán Martin Roman, (1910–1996).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: